¿Por qué no recuerdo lo que iba a buscar a la nevera?

Por estar en modo  “piloto automático”

¿A quién no le ha pasado? Estás en el salón o en la cocina haciéndote la comida, abres la nevera y zas… ya no sabes qué es lo que ibas a buscar.  Algunas personas dicen que debes volver al lugar en el que estabas antes para recordar… los científicos no se pronuncian al respecto 😆 (Aunque no perdemos nada por probar…).

lemon-958270_1280

¿Sería un limón?🤔

Volviendo a lo de antes, ¿por qué pasa esto? La respuesta es tan breve como confusa: el piloto automático. Muchas veces hacemos cosas de nuestra vida diaria mecánicamente y sin prestar atención, de modo que no somos conscientes de lo que estamos haciendo. Nuestra mente, que en ese momento está pasiva, va saltando entre pensamientos, recuerdos, planes, etc.

Que esto ocurra no supone ningún problema por sí solo. El problema viene cuando estamos tristes o estresados, ya que podemos caer en viejas rutinas mentales y retroalimentar ese malestar. Pero no te preocupes, esto se puede solucionar trabajando “el estar conscientes” con prácticas como la que propongo a continuación.

Ejercicio para tomar consciencia

¿Y tú qué prefieres? ¿Pasas o

Hoy te presento el “Ejercicio de la uva pasa” que consiste en tomar una uva pasa con total consciencia teniendo en cuenta nuestros pensamientos, sensaciones y emociones. Puede ser que la idea de comer una uva no te llame mucho o quieras probar el ejercicio pero justo no tengas uvas pasas en casa. No pasa nada, utiliza otra cosa: aceitunas, frutos secos, otra fruta pequeña… También puede ser que seas algo reticente, genial, porque así también practicamos el “no juzgar“. 😉 ¡Empezamos!

Ejercicio de la uva pasa

  1. Pon la pasa en la palma de tu mano, obsérvala  unos instantes. Mírala con curiosidad, como si ésta fuera la primera vez que has visto una pasa en tu vida. Siente su textura en la mano y fíjate en sus tonalidades, en cómo incide la luz en sus pliegues.
  2. Hazte consciente de cualquier pensamiento, de cualquier idea que pueda asaltarte sobre pasas o comida.
  3.  A continuación acércala a la nariz y detente a olerla unos segundos.
  4. Después, acércatela a los labios, siendo consiente del lento movimiento de la mano al acercar el alimento a la boca y de cómo salivas al anticiparte a comerla.
  5. Pon  la uva pasa en los labios, pásala por ellos, casi sin rozarlos, ¿cómo notas su piel en los labios?
  6. Pon  la uva dentro de la boca, siéntela en la lengua tranquilamente. Tómate tu tiempo. Después, mastícala muy despacio, experimentando realmente el acto de masticar una sola uva pasa, su sabor real.
  7. Ahora, cuando te sientas preparado para ingerirla, presta atención al proceso, experimenta con plena conciencia el impulso de tragar, intenta sentir como pasa por la garganta y recorre el camino hacia el estómago.

Te animo a probarlo y que comentes qué has sentido.

Y recuerda: “El pasado ya se ha ido, el futuro todavía no está aquí. Sólo hay un momento en que vives, y es el momento presente” (Budha)☺

No hay comentarios

¿Te ha gustado? ¡Deja un comentario!