5 claves para no volver a fumar (según mi experiencia)

Si ya es la X vez que dejas de fumar pero te da miedo volver a recaer como ya te ha pasado anteriormente, yo te puedo ayudar con eso.

Seguro que has escuchado la típica historia de “pues mi padre fumaba 2 cajetillas diarias y un día cogió, lo tiró la basura y ya nunca más fumó”. Al escuchar esto es normal preguntarse “¿por qué yo no puedo hacer eso?”. Desde luego hay gente con mucha fuerza de voluntad y eso me parece admirable. A otros nos cuestan las cosas un poquito más.

Los consejos que voy a dar a continuación son conclusiones personales basadas en mi experiencia como ex-fumadora habitual.

¡Los 5 consejos para no recaer!

 

1. Fumarse un cigarrillo no es un fracaso

Aquí introduzco la diferencia entre caída y recaída. Fumar un cigarrillo es una caída, no una recaída. Porque un día se nos ocurra pedir un cigarrillo (o dos o tres), no quiere decir que seamos fumadores de nuevo. Con esta creencia, lo único que vamos a conseguir es sentirnos mal y lanzarnos como cohetes hacia la máquina más cercana. Es importante, antes de caer en la culpa automáticamente, entender qué ha ocurrido y aprender de ello sin machacarnos.

2. Comparte tus avances con la gente que te quiere💙💙

Es de sentido común pero nunca está de más recordarlo. Te va a ser mucho más fácil mantenerte abstinente si te rodeas de gente que de verdad te quiere, esa gente que quiere verte feliz y sano. Huye de la que no te apoya (y qué decir de la que te ofrece un cigarro cuando sabe que lo estás dejando…).

3. Aliméntate todo lo sano que puedas (¡sin obsesionarte!)                                                                                                             pablo (3)

Los estudios revelan que hay gente que incluso adelgaza, pero no nos engañemos, ahora ves los bollos y toda cuanta cosa saturada hay mucho más apetecible 😂. No te preocupes, es normal. Para intentar no engordar en este proceso, puedo darte una lista de alimentos que me vinieron bien cuando dejé el tabaco.

  • Manzanas: cómprate las que más te gusten. Yo me comía una al día (mínimo) en el momento que tenía muchas ganas de fumar: como lleva un buen rato comerla, cuando la acababa me quedaba la boca fresca (y por consiguiente también con menos ganas de “mancharla” con el humo de un cigarro).
  • Tostadas integrales/ picos: te las puedes llevar al trabajo y picar cual ardilla. No te pases mucho porque no dejan de ser hidratos pero al menos tiene fibra. (ni tan mal…)
  • Yogures desnatados: con una cantidad de calorías de risa por yogur, puedes recurrir a ellos cuando lo necesites. Además le estarás aportando a tu cuerpo muchos nutrientes. Acompáñalos, si puedes, de frutos secos.
  • Huevos: me ayudaron para sentirme saciada.

Atención: quiero aclarar que no soy nutricionista, sólo pretendo contaros lo que me fue bien para que toméis ideas.

4. Siéntete orgulloso de tus progresos

A veces nos olvidamos de felicitarnos y es un gran error. Dejar de fumar es una tarea difícil. Siéntete feliz por lo que estás consiguiendo y prémiate con algo que te guste hacer: un paseo por algún sitio, teatro, dibujar, etc.

5. Haz una lista de situaciones/cosas que te incitan a fumar y qué puedes hacer al respecto

Quizás te guste salir por ahí los fines de semana, pero cuando ves una cerveza te dan unas ganas horribles de fumar. Esto ocurre porque has asociado la cerveza al cigarrillo. Sientes que es “la prueba de fuego”.🔥

Aunque no te guste mucho leer esto, opino que estas primeras semanas deberías exponerte un poco menos a esas situaciones peligrosas. Verás que más adelante te sientes más fuerte para afrontarlas.

Por supuesto, estos tips no sustituyen el maravilloso trabajo que puede hacer un especialista en adicciones. El humilde objetivo de mi post es ofrecer unos consejos que espero que te ayuden muchísimo.🙂

A creative homebody's guide to staying inspired (2)

No hay comentarios

¿Te ha gustado? ¡Deja un comentario!